Recuerdos de una Dulce Despedida por Maria1215 - muestra HTML

TOME EN CUENTA: Esta es una vista previa en HTML y algunos elementos como enlaces o números de página pueden ser incorrectos.
Para la versión completa, descargue el libro en PDF, ePub, Kindle

Capitulo 1.- “Una decisión tomada”

-Esta segura de esto.  No tienes que regresar sino lo deseas, si quieres puedes quedarte.- Dijo él acariciando la mejilla de su joven acompañante

-Si estoy  segura, si no quieres acompañarme te puedes quedar…no pienso obligarte a nada.- Dice ella correspondiendo el gesto de su amigo, su MEJOR amigo.

“PASAJEROS DEL VUELO # 115 CON DESTINO LOS ANGELES, CALIFORNIA, ABORDAR POR EL PUERTO 5”                                 

-¡WAU! Tú si nunca vas a cambiar, claro que te voy a acompañar, de ninguna manera te voy a dejar sola  y mucho menos a mi linda Sayuri.- Dijo el chico mientras cargaba a una pequeña bebe de apenas unos 5 meses.- Pero apurémonos, no vaya haber alguien quien nos reconozca y se malogre el plan de mi madre.

- Si lo sé, ella no quiere que nadie se entere de nuestra llegada y mas de la mía, hasta que se haga la inauguración de su nueva campaña.- Dice la chica haciendo una imitación de la señora que era su jefa, la madre de su amigo y de alguna manera prácticamente su suegra.

- Si, que bueno que lo recuerdes, así no te lo repito cada cinco minutos y vámonos ya, hay que abordar el avión.- Dijo el chico mientras regresaba a la bebe a la carriola(una especial que se transforma en silla para el avión) y tomaba a la chica de la mano para encaminarla al puerto de salida.

-Si tienes razón Gian Carlos vámonos.- dice ella siguiendo a su amigo.

------------------------------------------------ (PROLOGO) --------------------------------------------------------------

Gian Carlos era su mejor amigo aunque al inicio ella pensaba que él quería una relación mas que amical con ella, pero con el tiempo ella dejo de creer  porque cuando poco a poco él se  le fue acercando, ella comenzó a abrirse y a contarle su pasado en Los Angeles y como llego a Londres , y  él la trato como una amiga, o eso pensaba ella, ya que después de la noticia de que estaba embarazada él no se alejo, si no se le acerco aun mas y la apoyo en todo, ellos se convirtieron en una pareja claro que solo en público, ya que él no quería que la gente siendo ella alguien de fama la tratase mal solo porque su hija no tuviera un padre, así que  Gian Carlos se volvió el padre de la bebe  en todo sentido menos en el apellido AUN, ella no quería comprometerlo  aun mas, él le tomo mucho cariño a la bebe a quien llamaron Sayuri.

 La gente y su madre no objetaron nada porque pensaban eran la pareja perfecta, claro que ellos dijeron abiertamente que él no era el padre de Sayuri, pero que la tomaba como hija.

EN todo ese asunto Gian Carlos la había apoyado, en todo eso e incluso cuando nació la bebe, ella tenia un cuerpo débil no podía estar embarazada se lo advirtieron varias veces e incluso cuando un doctor se dio cuenta de la gravedad del caso le sugirió que abortada, pero ella se había negado y al final se le había adelantado  el parto apenas cumpliendo el sexto mes de gestación. Luego de eso no daban muchas esperanzas para ambas, pero a él no le importo y siguió ahí al pendiente de lo que se necesitara.

 Y así fue como en ese último año él se había vuelto lo más importante para ella, claro que después de su hija Sayuri, ella era su luz que iluminaba todas sus mañanas por la cual luchaba día a día y por la cual era capaz de enfrentarse a su pasado.

Claro que ella tenia un pasado, que aunque no tuviera nada turbio ni ilícito era un pasado que con tan solo recordarlo la lastimaba, le lastimaba el recuerdo de todo lo que dejo, su hermano quien era la única familia que tenia aparte de su hija, sus amigos y sobre todo su amor,            su amor propio y el que tenia a una persona muy especial quien había sido su primer y único amor, aunque este haiga sido un amor enfermizo que no tenia base que solo había surgido de la nada y de la nada se esfumo con su partida o eso debería haber pasado. UN AMOR tormentoso, quien el que mas perdió había sido ella, ella quien se entrego en cuerpo y alma para que funcionara la relación y no funciono solo porque a él nunca le importo, o es lo que ella pensaba, pero como era posible que a él le haiga importado algo si él mismo lo destruyo con sus infidelidades, mentiras, celos y su DESAMOR; pues ahora era tarde ella se había ido, ella no quería cometer el mismo error otra vez porque aunque lo haiga perdonado  “Una Mujer Perdona PERO NUNCA OLVIDA”  y como no se olvida obvio que nadie quiere cometer el mismo error o alguien acaso le gusta tropezarse con la misma piedra dos veces.

Ella no quería que sus cenizas controlaran sus emociones y mucho menos sus acciones, Donde Hubo Fuego Cenizas Quedan, así que cuando se dio cuenta de su error tomo una decisión, una gran decisión que consistía en  alejarse, se fue esa misma mañana sin decir nada dejándole una carta de despedida a su hermano diciéndole sus motivos y al chico diciéndole lo que siente y lo que piensa.

Su error como ella le dice a lo que sucedió esa noche no fue tan malo, ya que gracias a ESO nació Sayuri y eso es algo que ella le agradece, aunque no se lo haiga agradecido en persona porque nunca dijo que estaba embarazada y mucho menos que tenia un hija. Por distintos motivos:

1.- No quería tener ninguna relación con EL.- No quería tener sentimientos por él, ni odiarlo ni amarlo, Del Odio Al Amor Hay Solo Un Paso.

2.- Tenia miedo  que como venganza él  le quite a la niña.

3.- Temía a que por Sayuri ellos tuvieran un acercamiento emocional que terminara mal

 4.- Que fuera un mal padre o que hiciera algo que decepcione a Sayuri y sufriera.-Es poco probable, ya que él es buena persona y no querría lastimarla porque la iba a querer, aunque él también decía quererla a ella y la lastimo mas de una vez y mas de una forma. ESTE ERA EL MOTIVO AL QUE MAS MIEDO TENIA ELLA porque una cosa era sufrir ella, pero otra era ver sufrir a Sayuri quien era ajena a todos los errores de sus padres.

5.- Aunque no lo reconozca ella misma TENÍA MIEDO QUE SU HERMANO SE DECEPCIONARA DE   ELLA

Cinco Motivos tenia ella, cinco motivos por el cual nunca conto sobre su embarazo aunque la primordial era que TENÍA MIEDO QUE SU HERMANO SE DECEPCIONARA DE ELLA, por eso aun temía de que su alejamiento no haiga sido suficiente, porque quiera o no quiera aceptarlo ella era alguien de fama que salía en revistas y noticias y quizás alguna de ellas haiga llegado a Los Ángeles o mejor dicho donde él  y  él haiga sacado sus propias conclusiones y ya no la quiera ver o peor quizás ya la odie por haberle ocultado algo tan importante. Si su hermano la odiaba, eso no podría soportarlo, ella no podría soportar el odio de él porque  sabía muy bien que cuando su hermano odia a alguien es porque ese alguien lo ha lastimado y lastimado mucho, y ella no quería lastimar a nadie. Y mucho menos a Devon, su hermano, el era el ser mas extraordinario que ella había conocido. MALDICION y todo por esa maldita noche

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

-¿Qué pasa Joshy? ¿Estas bien linda?.- Pregunta Gian Carlos mientras movía a Joshelyn para despertarla, al parecer tenia una pesadilla

- Si, estoy bien.- Respondía ella totalmente pálida.- Pero nunca me dejes sola, por favor, tengo miedo.- Dijo ella mientras lo abrazaba y besaba con fervor, ya que aunque tenían pocos meses tratándose ellos se habían vuelto muy amigos

- Tranquila Joshy nunca te dejare sola, pero dime qué has estado soñando que te haz puesto así de nerviosa

- Nada, solo estuve recordando la última noche que pase en Los Ángeles y que quizás mi hermano me podría estar odiando en este preciso momento.- Dijo ella mientras subía sus pies sobre el asiento y apoyaba sus brazos en sus rodillas para empezar a llorar

-Pero de donde sacas eso Joshy.- Dice él exaltado.- Por lo me que has contado de Devon él te quiere mucho y no creo que te odie, tu le explicaste tus motivos y de seguro él te habrá entendido y aunque no te lo haiga dicho seguro que te habrá apoyado.- Dijo Gian Carlos para consolarla, cosa que funciono muy bien, ya que dejo de llorar y mostro una sonrisa, una autentica sonrisa.

- Tienes razón.- Dice ella feliz.- ¡WAU! Aun no puedo creer que hace exactamente un año yo me fui, de seguro hoy están haciendo una fiesta de cumpleaños para EL

-¿Joshy cuándo te refieres a EL, estas hablando del padre de Sayuri no?

-No porque el verdadero padre para Sayuri eres tu, pero si de cierta forma me estoy refiriendo él, Nick

-Y le vas a decir la verdad

-No, no lo hare antes muerta

“ESTIMADOS PASAJEROS SE LES SOLICITA USEN EL CINTURON DE SEGURIDAD,  ESTAREMOS ATERRISANDO  EN LOS ANGELES EN BREVES MINUTOS, MUCHAS GRACIAS POR VOLAR EN AIROLINEA FLYING HIGH”

Pasaron unos minutos mientras el avión comenzaba a descender hasta que toca el suelo, Gian Carlos se asoma a la ventanilla y luego frunce el ceño

-Ya hemos aterrizado, será mejor que te pongas esto de una de una vez.- Dijo Gian Carlos molesto y  sacando un maletín de la parte superior del avión

-Pero por qué, Ángela dijo que era solo para emergencia, por si los reporteros se enteran.

-Si por eso.- Dijo Gian Carlos mientras hacia ver a Joshelyn por la ventanilla, él quería que ella viera  que el aeropuerto estaba lleno de reporteros

- Pero ¿Qué hacen estos aquí? Se supone que nadie sabia del viaje

-Si lo sé, pero mejor en vez de preguntar  ponte la peluca y estos lentes de sol.- Dijo Gian Carlos dándole las cosas para que ella se disfrace o al menos que oculte su largo cabello castaño y sus hermosos ojos color chocolate

- Si.- Dice ella sujetando su cabellera castaña para ocultarla con la peluca rubia.- Ves así nadie me reconocerá.- Dice poniéndose los lentes de sol.- Taran….!

-Si tienes razón ya ni te reconozco, Pero aun hay un problema

- y ¿Cual es?

-Adonde vas a ir.- Dice él, pero  al ver el ceño fruncido de Joshelyn, continua.- No podemos irnos juntos y no puedes ir a la casa porque ha de estar rodeada de reporteros, quizás puedas ir a un hotel, pero de seguro te encontraran igual que en Paris

-Eso es verdad, en Paris nos encontraron en el hotel… Seguro que esa vez nos localizaron al momento de hacer la reservación y todo eso porque tuvimos que dar nuestros datos.

-Si quizás fue por eso, pero ahora que haremos a adonde vas a ir.

-Ya sé adonde.

-¿A dónde?

-Me iré a la casa de mi hermano.- Dice Joshelyn haciendo un gesto de emoción (Fingido)

-Estas segura, tu misma dijiste que el tal vez este molesto contigo.

-Si tal vez, pero no lo creo al fin y a cabo en el me quiere y de seguro se emocionara de verme.- Dice ella aun fingiendo, ella aun pensaba que su hermano no la quería volver a ver, pero no quería preocupar a Gian Carlos, asi que decido que mentirle seria mejor, ya mas tarde buscaría a donde ir.

-Bueno si es lo que quieres esta bien, toma.- Dice él dándole unas llaves

-Y estas llaves.

-Son las del auto. Cuando bajes del avión ve a buscar tu equipaje, SOLO tú equipaje, yo me llevare a Sayuri y diré que estabas enferma y que vendrás después de la inauguración,  luego ve y entra al auto en la parte de atrás y ahí mes esperas, yo te llevare a tu casa

-pero ¿Cómo sabré que es tu auto?

- No te preocupes por eso, son las de las lunas polarizadas, ya sabes no te olvides me esperas ahí y dejas las puertas abiertas, ahí estará Joseph, el chofer que contrate

-Si  como tú digas Gianca, y gracias

-¿GRACIAS? ¿Por qué?

-Por todo lo que haces por mí

-Hay  Joshy, por ti haría todo esto y más si es que fuera necesario.- Dice él totalmente sonrojado.- Pero ya no importa ven baja tu primero para no que te vean

-Si, nos vemos en el auto.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

-Si nos vemos.- Así me despedí de Gianca, no puedo creer que por él y Sayuri voy a ir a encarar a mi hermano y mi pasado, hay siento que el miedo me paralizada antes de que pueda hablar con el, pero debo ser fuerte y aguantar todo lo que Devon me quiera decir.

-SEÑORITA ES SU TURNO.- A verdad, pero que despistada soy debo mostrar mi pasaporte a esta chica y de seguro que me hará muchas preguntas cuando vea mi nombre, pero igual al mal paso darle prisa, no

-Tenga.- Ya le di el pasaporte y de seguro ahora va a gritar de la emoción en tres, dos un…

-Hay…yyy no puede ser, pero si usted es Joshe…- Uff…!!  Que bueno que logre taparle la boca porque sino era capaz de gritar todo, seguro que hasta mi biografía, bueno creo que será mejor que le cuente todo. No puedo creer que sepa quien soy, seguro que por los reporteros, ¿no creo qué aquí me reconozcan? ¿O si?

-Si soy yo, pero por favor no diga.- Genial estoy usando la carita de perro.- La verdad no quiero que nadie se entere.

-Si señorita, no diré nada, pero ¿Porqué esta disfrazada?

-Lo lamento, pero no puedo decirlo, no aun.- Espero que no se moleste

- Tranquila no se preocupe, venga por aquí, ahí al fondo esta el equipaje.- Me dijo ella señalándome una pila de maletas.

Y cuando estaba a punto de irme, la curiosidad pudo mas que yo y le tuve que preguntar

-Disculpe. Señorita puedo hacerle una prunta.- Por favor di si

- Por supuesto

- ¿Cómo es qué usted me conoce? Me ha visto en algún medio de comunicación.- Por favor di que no.

- Pues no señorita lo que pasa es que los reporteros nos han contado sobre usted y nos enseñaron su foto.- Y apenas oigo eso pongo mi cara de aliviada.- Esta molesta señorita.- Jajajaja no puedo creer seguro que la señorita confundió mi cara de aliviada por una de enojada

-No para, solo estoy contenta, bueno ahora si me retiro y gracias.- Aunque siendo honesta tengo que reconocer que si me duele un poco  haber pasado tanto tiempo en el trabajo y que al regresar a mi hogar nadie reconozca mi fama ni mi trabajo, pero de alguna forma me alegro porque mi hermano no sabe de mi.

Yo obviamente me fui a buscar mi equipaje, pero luego de un rato me di cuenta de algo muy importante NO ESTABAN MIS DOS MALETAS, y apenas me di cuenta entre en desesperación, como iba a ser posible que haigan desaparecido, de seguro me las habían robado, pero ahora ¿Qué voy a hacer? Se supone que andaré así todos los días por más de un mes con la misma ropa.

No es que mi ropa sea fea, es mas, esta ropa es muy fina y además es mi conjunto favorito; y como no, si consiste en: Una falda a la cadera de pliegues, suelta, bastante corta que digamos y de color negro, Un top  straples, apegado, un poco mas abajo del ombligo, de color negro con unos pequeños detalles blancos y con brillantina, Mis sandalias negras de estilo romano con un taco obviamente del 9 y, por ultimo para completarlo a la perfección, una pequeña cartera de tirante blanca con forma de corazón;  claro que obviamente esa si era mi ropa preferida de verano que combinaba de manera excelente con mi cabello castaño, bueno ahora rubio. HAY, PERO QUE ESTOY PENSANDO.

Se supone que no puedo usar las tarjetas de crédito y los bancos durante este lapsus de tiempo y Gian Carlos no podría comprarme nada porque de seguro sospecharían algo, pero que se supone que haga ahora, esperar que venga mi hada madrina y me mande ropa.

Tranquila, No te puedes ponerme a llorar en este preciso instante, tranquila todo va Salir bien. Y cuando pienso en que las cosas no podrían salir peor, Pero ella no es o me estoy equivocando. Ahí, si si si si si, no puedo equivocar de seguro, claro como me voy a equivocar, ella es la señorita que atendió de seguro ella me puede ayudar.

-Disculpe.- Me acerco a ella y llamo su atención

- Ahh señorita, en qué la puedo ayudar.- Me dice ella sonriendo

- Bueno es que no encuentro mi equipaje y pensé que me podría ayudar.- Digo yo, pero creo que se habría molestado porque me pidió un momento y se puso a discutir con un señor por medio de su trasmisor

-Lo lamento señorita, pero me acaban de informarme que su equipaje se ha quedado en Irlanda.- me dice ella, claro que cuando me informa eso yo le pregunto el porque y me dice.- Es que el avión en que vino tenia sobre exceso de equipaje y habían dejado unas cuantas maletas, pero no se preocupe que tardaran a lo mucho dos días en traerlas.

- Pero dos días, porque tanto tiempo.- Digo yo exasperada

-Bueno es que entre hoy y mañana ha sido pronosticada lluvia y los vuelos van a ser cancelados

- Bueno esta bien.- Esto si que me altero, incluso mas de lo que ya estaba, pero que iba a hacer, ni modo descargue toda mi furia con ella, al fin y a cabo ella no controla el clima, asi que luego de eso me pide una dirección al cual mandar el equipaje, al inicio ella pensó que lo mandaría a la casa de Gian Carlos, pero le explico que no, sino lo estaba mandando donde mi hermano.

Lo mande donde mi hermano con un propósito mas que nada y no era para que nadie sospeche de mi estancia ahí, sino porque con eso se suponía que tenia un limite de tiempo con mi hermano, es decir tenia casi dos días para hablar con él porque si no lo hacia, él se daría cuenta de que yo ya había regresado y si se encontraba molesto conmigo, se enfadaría mas y si no lo estaba, si lo estaría esta vez.

Luego de todo este asunto me dirigí donde me había dicho Gianca, lo bueno es que tenia razón encontré el auto de manera rápida, entre y me puse a esperar. Bueno espere como unos quince minutos hasta que lo vi entrar con Sayuri al auto,  él me hizo  a agacharme y comenzó a pedir a los reporteros un espacio para salir y al parecer ellos no entendían porque un poco mas y eran capaces de tirarse sobre el parabrisas sin importarles si el auto tal vez los pudiera atropella, al parecer ellos deben ganar mucho dinero porque para arriesgarse así, bueno entonces eso quiere decir que si me aburro de modelar tal vez me pueda convertir en paparapsi al fin y a cabo lo único que debo hacer es acosar a la gente de fama y buscar algo turbio de ellos. ¡Wau! Es cierto algunas veces  si que pienso estupideces. Mejor me hecho a descansar un poco, del aeropuerto a mi casa sí es mucho recorrido.

-Joshy despierta.- Ahí que lindo eres Gianca me quieres despertar, pero no mejor sigo durmiendo, hay que raro siento que estoy dormida, aunque de alguna manera creo que estoy consiente, pero si aun no me quiero levantar mejor sigo asi para ver que más harás para despertarme.- Joshy despierta, ya es tarde.- Jajaja tú si eres muy bueno despertándome, no te ofendas Gianca pero me das risa.

-Joven creo que la señorita no se va levantar, no seria mejor que lo lleve a casa de una vez.- Hasta el conductor se dio cuenta esto si me da chiste, pero NO debo enfocarme sino se darán cuenta que finjo además esto es muy divertido

- Si Joseph no se preocupe, yo ahora la despertó.

-Pero joven, usted me contrato hasta las diez y ya son las once. Sabe yo también tengo mi familia que se debe estar preocupando.

-Si no se preocupe.- ahí que lindo eres Gianca siempre así de atento.- Tenga, tome este dinero extra como disculpa, y ya puede retirarse

-Muchas gracias joven, bueno me voy.- Al fin se fue el señor, Jajaja ahora ver como me va despertar Gianca

-A ver y ahora cómo se supone que te levante, si tu tienes el sueño mas pesado que nadie, mmm sabes así te ves muy linda.- Dice él haciendo que me sonroje, luego me carga para acercarme mas a  la puerta del carro.- Hay como que estas un poco pesadita, sabes deberías comer menos, cada vez que te cargo me pesas mas.- Uyyy… pero que molesto, ya veras que cuando termine esto me la vas a pagar.- A ver y ahora como te levanto, aunque es cierto así te ves muy linda, te ves tan indefensa que me dan muchas ganas de protegerte y cuidarte, sabes algo, creo que desde el día en que te conocí tengo esta sensación de querer protegerte.- Gianca  creo que tiene mucho sentido lo que piensas, pero de verdad ya no creo que sea necesario que me protejas tanto.- Aunque a veces pienso que yo lo llamo así solo para no reconocer mis verdaderos sentimientos hacia a ti y pienso que ahora que te veo así puedo confesártelo al fin,  Joshy  yo creo que…  no olvídalo yo no creo nada porque ahora mismo me siento  muy seguro de mis emociones, Joshy yo te…. Joshy yo te a…. Joshy yo te amo.- Oh por Dios Gian Carlos esta enamorado de mi, pero ahora que hago yo no siento nada por el ¿o si?, per no puede ser ahora me esta besando, Pero no se si siento algo por el él y si es lo mismo a lo que el siente por mi, y ahora como reacciono me levanto o dejo que prosiga.

-Mmmmmm… - Me comienzo a levantar de manera lenta para darle y tiempo a que me deje ¿Por qué Gian Carlos? Por qué me dices estos y porque ahora

-Gian Carlos se separa de mi aun poco sonrojado por lo que hizo Claro el piensa que estaba dormida y que no me di cuenta, pero ahora que hago.- Buenas noches Joshy, que bueno que te has levantado ya hemos llegado a tu casa.

-Así , gracias por traerme.- Le digo toda fría Pero que se supone que haga aun me encuentro algo aturdida y necesito pensar .- Sera mejor que me vaya.- Le digo yo ya bajándome del carro y dirigiéndome a la residencia donde vivía, claro que el carro bajo una cuadra antes de donde vivía para no hacer sospechas Pero a lo que ahora eso me importara así que me voy a paso lento para que él n piense que estoy huyendo.

-Esta bien, pero no quieres que te acompañe ahora puede ser algo peligroso.-Me pregunta el totalmente ajeno a mi situación interna, a lo que yo le respondo con un simple “No es necesario” y me voy.

Genial y ahora que puede salir peor.                                                                                                                                       Boommm… Y QUE fue eso, Baammm…., genial lo que faltaba ahora a comenzado a llover. No sé quizás yo si tenga tan mala suerte para que me pases estas cosas, ahora si que puede salir peor. OH POR Dios, mi ropa se lava a seco, genial ya se esta comenzando a achicar y a ajustar.

Aunque siendo honesta prefiero esto, a tener que afrontar todos mis problemas,  tengo que afrontar mi pasado y tengo que hablar con Gian Carlos si en verdad pienso en poder corresponderle como merece, pero cómo hacerlo con delicadeza, la verdad no quiero que él se aleje de mi eso si no lo soportaría él y Sayuri son lo que me mantienen en pie ahora mismo desde hace un año y no se me haría muy fácil tener que dejar libre a uno de ellos.  PERO MALDITA SEA PORQUE SOY TAN EGOISTA EN HACER ESTO DEBO DEJAR DE PENSAR TANTO EN MI MISMA, porque la verdad es que el único que merece ser feliz en este mundo es Gian Carlos.

Si estoy segura de eso, yo me encargare de hacer feliz a Gian Carlos a costo de lo que sea, si el cree que será feliz conmigo yo no le negare una oportunidad

Al fin, al fin llegue a mi casa ahora debo armarme de valor y tocar la puerta. ¡Por favor que haiga alguien!

 

Capitulo 2: Recuerdos parte 1 “Lo que empieza mal sin excepción, no acaba bien”

-Rose, ya te dije que no quiero ir.

- Por favor, nada Joshy, serán solo un par de horas, luego te llevo a tu casa, pero ayúdame con esto, ¿si?

- ¡No entiendo por qué me arrastraste a esto siendo que Mía está aquí también!

- Por Dios, la razón es súper obvia: quiere ver a tu hermano por segunda vez en el día.

- ¡Cállate Mía, no es por eso que voy!

- Jaja, con negarlo no harás nada. 

La más pequeña del grupo suspiró sonoramente mientras se hundía aún más en el asiento trasero de ese auto último modelo. ¿Por qué demonios había terminado en ese vehículo con sus dos mejores y más locas amigas? Ah, ya lo recordaba. Porque la noche anterior se había emborrachado tanto que había perdido el conocimiento y prometido cosas tontas como dejar sus vicios y acompañar a Mía a una estúpida fiesta con adolescentes estúpidos y babosos solo porque Andrew, alias "el más hermoso". La había invitado.

No, mentira, sí sabía porqué. Porque Rose, su otra mejor amiga, estaba completamente enamorada de su hermano, el hiperactivo y súper sociable Devon, quien había insistido que esa noche fuera a charlar un rato con él.

El problema no era acompañar a sus dos mejores confidentes a ver al chico de los sueños de cada una sino que era el saber con quién se encontraría allí. El NO saber, en realidad.

Últimamente, los amigos de Devon habían cambiado y se había involucrado con personas que no conocía pero que no tenían buen renombre en la ciudad, por lo que había oído. Y le asustaba un poco que su hermano se relacionara con individuos así. Tal vez, esa era una pequeña razón por la cual se había dejado subir al auto e ir a esa fiesta.

- ¿Esto es la fiesta? – preguntó Mía, incrédula. 

- Bueno… habría que mirarla con buena cara – replicó Rose, con el mismo tono de voz que su amiga más pequeña. 

- Ánimo chicas, no puede ser tan malo… ¿o si? – intentó animar la rubia

Joshy suspiró por quinta vez en la noche y se resignó mientras echaba un nuevo vistazo al lugar en donde se llevaría a cabo la fiesta. ¿Lugar? No era más que un edificio viejo que parecía caerse a pedazos. Estaba segura que una de esas pocilgas que pasaban siempre en las películas de matones y policías estaba en mejor estado que eso. Pero intentó ser considerada y, por primera vez, no juzgar al libro por su portada. Entonces, desvió la vista hacia la gente. 

- Veamos quien está por aquí… 

Ni bien comenzó a escanear a las personas su mirada, se arrepintió y las ganas de salir corriendo de allí se hicieron presentes. ¿Qué tenía en la cabeza Mía como para traerlas a semejante… convocatoria?

Alrededor había cerca de cinco chicas de su edad que la miraban con cara de pocos amigos. Maldecía al cielo  por haber seguido el consejo de Mía sobre colocarse zapatos con tacos y ponerse una minifalda. Igual que con el polo atado a la cintura, pero agradecía que se le hubiera ocurrido ponerse un short bajo la falda y haber tenido una polera en el carro para cubrirse. Su largo cabello castaño se encontraba suelto, con el flequillo acomodándose como si hubiera pasado todo el día con el estilista. A diferencia de sus dos amigas, ella estaba intranquila con su ropaje. En cambio, Mía y Rose llevaban botas altas con un jean ajustado que destacaban su envidiable silueta y un saco negro cada una.

Luego de un rato dos muchachos salieron de la casa, si eso se podría llamar casa, con un vaso lleno de una sustancia espesa en cada uno de ellos y al ver a las muchachas, ambos sonrieron y se acercaron inmediatamente para saludar.

Uno de los chicos era Andrew. El líder de una banda de rock que, de a poco, estaba trascendiendo en la música local de Los Ángeles y ya se estaba haciendo conocido en muchas más ciudades. En pocas palabras era la obsesión de Mia. Aunque, como pocas veces en la vida, no la culpaba.

Andrew era un chico extremadamente apuesto, eso cualquier chica lo notaría. Incluso… varios chicos también. Tal vez, esa era la razón por la que no era muy querido por los hombres de la escuela a la que solía ir, todo lo opuesto a lo que sentían las mujeres al verlo, obviamente.

Contaba con pelo Igualmente rubio brillante como el de Mía, el cual volvía loca a más inclusive a su mejor amiga. Sus ojos eran de un impactante color azul fuerte, su rasgo más importante. Después de todo, ¿Quién no se enamoraría de un rubio de ojos celestes? Parecía el cielo para las tantas fantasías que tenían las mujeres cada vez que les comentaban la figura de dios de este cantante en ascenso; fantasías que Joshy no tenía, por supuesto. Ya que le parecían muy inmaduras tomando en cuenta que ella  tan solo tenía unos quince años de edad.

No lo conocía bien personalmente ya que siempre se limitaba a hablar con Mía. ¿O tal vez porque ella nunca le había prestado la atención que él quería recibir? Y como Rose solo tenía ojos para su hermano, aunque éste ni se diera cuenta, la única que quedaba para adorarlo de ese pequeño grupo de tres era la rubia. En fin, tal vez, esa podría ser la ocasión perfecta para conocer a Andrew un poco más y, quizás, descubrir que no era tan mala persona después de todo… o no. 

Avanzando a su lado con un andar despreocupado y tranquilo se acercaba Devon, el hermano mayor de Joshelyn.

Pelo castaño demasiado alborotado; ojos marrones enormes, llenos de emoción y sonrisa deslumbrante, la cual no tenía nada que envidiarle a la de su amigo Andrew; ese era el hermano de la más pequeña.

Él era todo para Joshy, al igual que ella sabía que también lo era todo para él. Desde muy pequeños, y a causa de la muerte de sus padres, ambos habían quedado a cargo de sus tíos. Ellos ya tenían hijos propios, sus dos primos y su prima pequeña, pero aún así se habían comprometido a supervisar la infancia de ellos y a hacerlos sentir como de su propia familia. Aunque técnicamente, eran la misma familia, ninguno de los dos había superado la muerte de sus padres y nunca se pudieron sentir como "en casa" por lo que ambos habían desarrollado una necesidad de estar siempre juntos y velar el uno por el otro, como si solo ellos conformaran una pequeña familia, o solo sostener el pensamiento de que, con ellos dos solos… bastaba.

Ahora, ya habían crecido. 

Joshy estaba por terminar ya su secundaria, ya que por haber asistido aun colegio no escolarizado pudo avanzar de forma mas rápida en sus años escolares, mientras que Devon en las mañanas estudiaba en la universidad y en las tardes tomaba un trabajo de medio tiempo. El dinero que ganaba por su cuenta iba a parar a los estudios de su hermana, gesto que ella agradecía con el alma y él suyo. Ya que ambos mantendrían media beca uno por futbol y la otra por notas y trabajos extracurriculares.

Su hermano era la luz de la su vida, junto con sus dos mejores amigas. Con esas tres personas ella era feliz. Y podía dar su vida ante el hecho de que no necesitaba nada ni nadie más 

Devon venía sonriendo. Paseó la vista por sus dos amigas Rose y Mía y luego la frenó en su hermanita.

Y allí dejó de sonreír. Eso desconcertó un poco a Joshy quien, atónita, observó como él caminaba rápidamente hasta la Mía y la arrimaba a su rostro para decirle algo al oído.

No entendía. ¿Por qué esa reacción? 

- ¿Quieres decirme por qué demonios trajiste a mi Josh aquí? Y además con esa ropa. – quiso saber, enfadado, enfatizando el agarre en la muñeca de su amiga, aunque a simple vista no se notara. Claro Devon y Andrew llamaban a Joshy, Josh, Devon porque el siempre quiso un hermano hombre y si eso lo hacia feliz a ella no le importaba y bueno Andrew hablaba tan poco con ella que creo que ni siquiera se sabia su verdadero nombre

- Oye, tienes que parar con este asunto de la paranoia. No creo que estén "dándose" a simple vista, ¿verdad? 

Devon recorrió el lugar con la mirada y repasó con cuidado a cada una de las personas que se encontraban allí.

- Asegúrate de que nadie se acerque a ella, ¿entendido? – ordenó con tono de voz amenazador.

-Devon, no creo que… 

- Hazlo – volvió a replicar, clavando sus enormes y enojados ojos en los de ella. 

Mía trazó una mueca con sus labios. No era de las que se dejaban manejar pero, en ese momento, algo en la voz de su amigo le dio miedo, razón por la cual aceptó a la petición… mejor dicho, obligación que Devon le imponía.

Al fin de cuentas, había sido una mala idea llevar a Joshy allí. Después de todo, no era fácil ocultar a una pequeña e indefensa presa de todo lo peligroso y decepcionante que seguramente ocurriría esa noche en ese lugar.

Joshy continuó observando a su hermano un largo tiempo luego de que él reaccionara de la manera en que actuó con Mía. Al preguntarle a su mejor amiga qué le había dicho, ella solo había sonreído y quitado importancia, agregando además un:

"- Simplemente me regañó por la ropa que había traído, ya sabes como es él de protector con sus amigas y contigo…"

Genial ese si que seria un problema porque si de algo estaba segura Joshelyn es que a su hermano le había gustado como habían venido ellas vestidas. Si, lo sabía. Lo sabía perfectamente. Pero no le parecía que esa fuera una razón suficiente como para haberla sujetado de la forma en que lo había hecho y apartado a hablarle lejos de todos. En fin, estaba segura que había algo más detrás de eso pero intentaría no darle demasiada importancia. Más tarde se lo preguntaría en casa. Devon nunca había podido ocultarle nada y esa no sería la excepción.

La denominada "fiesta" se estaba llevando con total naturalidad, tanto dentro como fuera de "el lugar". Claro que, llamémosle TOTAL NATURALIDAD, al hecho de que un grupo de personas que estaban allí dentro comenzaran a quemar cosas solo para hacer una fogata y jugar con el humo. Llamémoslo, también, a la actitud de descontrol que presentaban algunas de las chicas que estaba ahí, las cuales bailaban entre ellas quitándose gran parte de su ropa, siendo el centro de las miradas de varios de los hombres.

Además, ya había visto pasar a varias parejas de jóvenes hacia una misma habitación cuya puerta se encontraba cerrada pero, de vez en cuando, se podían escuchar extraños sonidos saliendo desde dentro.

Andrew le había prohibido terminantemente salir al patio, argumentando que las personas que se encontraban en ese momento en ese espacio de la casa no eran de confianza.

Joshy había fruncido el ceño, aguantándose las ganas de preguntarle quién dentro de esa fiesta lo era.

Dos horas después de haber entrado en la reunión, la castaña estaba aburrida. Aburrida como las mejores. Su hermano había desaparecido y, extrañamente, Rose también. Para su alivio, no los había visto pasar hacia la "habitación del miedo" como la denominó luego de un rato de escuchar azotes contra la frágil puerta de madera. Mejor así. Vaya a saber qué cosas se estarían llevando a cabo dentro de esas cuatro paredes.

Unos metros más allá de donde ella estaba sentada, Mía se veía aprisionada contra la pared por el cuerpo de Andrew. Por más que lo intentaba, todavía no podía distinguir donde empezaba el rubio y donde terminaba su mejor amiga.

 Joshy suspiró sonoramente y enfocó su vista en su vaso de cerveza. ¿Quién maldita sea la había mandado a estar ahí?

Estaba considerando seriamente la idea de ir andando hasta su casa, aunque eso implicara que la secuestraran, robaran o violaran. Bueno, francamente… sentía que estar en la calle con esos peligros o dentro de esa casa con todas esas personas alcoholizadas era exactamente lo mismo. Por lo que se paró e intentó, una vez más, buscar a su hermano con la mirada. No lo encontró, por supuesto.

Salió al fresco aire de invierno y se frotó las manos. No había considerado que el frío también podía ser un impedimento para que volviera caminando.

Pero no importaba, no iba a volver allí dentro con todos esos locos.

Sacó su celular para mandarle un mensaje de texto a Rose. Fuera donde fuera que estaba, lo leería cuando se desocupara de las actividades que, probablemente, estaba llevando a cabo junto con Devon. 

En el momento en que guardó el aparato en su bolsillo al leer el cartel de MENSAJE ENTREGADO, un fuerte ruido la sobresaltó.

La puerta que había cruzado hacía unos segundos antes ahora era un campo de batalla entre dos jóvenes. Ambos cayeron al suelo entre golpes y patadas siendo seguidos por una gran multitud que abandonaba la casa, expectante a ver quién sería el ganador de ese encuentro.

Con gritos o abucheos, animaban a que los puñetazos no terminaran aunque se viera una notable diferencia de fuerza entre los luchadores.

Por su parte, los dos hombres no detenían sus golpes y empujones, aunque hubiera una minoría de las personas que les pedían que pararan.

La cosa empeoró aún más cuando uno de los dos contrincantes, el rubio sacó desde dentro de su campera un pequeño cuchillo que, a pesar de su tamaño, era igual de peligroso que cualquiera de los grandes.

Pero, antes de que pudiera utilizarlo, otro rubio salió de la casa apresuradamente.

 - ¡Nicolás, YA BASTA!

 Ese era Andrew que como un rayo, corrió hacia la pelea y sujetó con fuerza al portador del cuchillo, quien no se quería dejar sujetar y, mucho menos, apartar de su contrincante.

- ¡Suéltame, mataré a este idiota!– gritó el menor, llamado Nicolás

- ¡No vas a hacer nada, cálmate!– ordenó Andrew, sujetándolo con más fuerza pero a penas pudiendo agarrarlo firmemente.

De la nada, Devon apareció desde entre la multitud y detuvo el brazo portador del arma cortante del muchacho, sosteniendo además lo que podía de su torso.

- ¡Nick, basta!– pidió el Devon.

Pero el menor no parecía querer hacer caso a las palabras de los dos. Se movía intentando soltar los agarres sobre su cuerpo, decidido a volver a la pelea, aunque la persona que había estado golpeando hacía solo unos minutos ya estuviera inconsciente y lo suficientemente herido como para que se consagrara ganador de ese encuentro.

- Chicos, los vecinos llamaron a la policía – la voz alarmada de Mía se hizo presente en medio de todo el lío.

Eso fue como una descarga eléctrica para Joshy... ¿La policía?.- Ella no le gustaba mucho la policía, ya que en mas de una ocasión la habían o intentaron detener por algunas fiestas y que ella con cierta maña de la cual no se sentía muy orgullosa se lograba zafar.

- Muy bien, ya me harté de ti.

Andrew le propinó un golpe en el estómago al chico del cuchillo, el cual se dobló sobre si, sujetándose el estomago, sintiendo la falta de aire que seguro habría inundado su ser.

-Mía, Rose váyanse a casa. – ordenó Devon a las dos chicas que, por fin, se dejaban ver.

Ambas asintieron y corrieron hacia el auto, como muchas otras personas comenzaron a hacer al instante en que escucharon que la policía había sido informada de esa fiesta.

 

Joshy miraba todo el desorden de gente desde un lugar apartado, asustada, sin saber a donde ir o que hacer. Sintió un fuerte agarre en su brazo derecho y volvió la vista, atemorizada. Gracias a Dios era su hermano.

 -  Josh tú vienes conmigo. ¡Vamos!

Y, sin más, comenzó a correr de la mano con ella. Las sirenas de la policía ya se podían escuchar; estaban cerca. Demonios, pensó Devon, tengo que salir de aquí. No con Joshelyn, por favor, con  Josh no…

Se apartaron del gentío desesperado por conseguir refugio y llegaron a un callejón en donde esperaba un auto en marcha, junto con dos personas dentro. Chad y el chicodel cuchillo.

Al verlo, Joshy detuvo su andar de forma violenta y clavó los pies en la tierra. ¿Acaso su hermano esperaba que se subiera a ese auto con ese maniático?

 -¿Qué haces?– le preguntó, tirando de su mano, casi al borde de la desesperación. - ¡Tenemos que irnos!

 - No. Yo no me subiré al auto con esa persona… - le susurró, asustada.

- Por favor, luego te explico, no te hará nada, ¡vamos ya!.– exigió utilizando aún más fuerza.

Logró mover a su hermana e inmediatamente la acomodó dentro del auto. Tras cerrar la puerta, Andrew aceleró a todo lo que daba y se alejó lo más posible del edificio donde horas antes se desarrollaba una simple fiesta a la que había ido contra su voluntad.

Recorrieron las calles a toda velocidad. Ninguno de los cuatro había pronunciado palabra desde que se habían cerrado las puertas de ese auto. La mano de Joshy aún se encontraba aferrada a la de su hermano, quien sudaba frío pensando en qué le diría a la chica a su lado para explicar todo lo que estaba sucediendo.

Andrew miró por el espejo retrovisor y dejó escapar el aire que había estado conteniendo por un largo tiempo.

 - Parece que no nos encontraron…

 - ¡Andrew, cuidado! – gritó su rubio acompañante, señalando un patrullero de policía que se cruzaba frente a ellos, exigiendo que se detuvieran a través de una bocina.

 El conductor realizó una maniobra y dio vuelta el auto para manejar a toda velocidad en la dirección opuesta a la de la policía. Andrew giró la cabeza para analizar la situación.

 - Está cerca, pero creo que aún no les ha avisado a los otros.- Pero por una jugarreta del destino el auto se apago.- Maldito motor, enciende.- Andrew comenzaba a maldecir al auto, como si de alguna forma este por arte de magia se encendería, pero de manera obvia este no lo hizo y el patrullero se acerco

Del patrullero se bajo un hombre alto, cabello rubio y de ojos verdes, quizás de unos veinte y de nombre Travis, todos los chicos pensaban que era su fin, excepto Joshy, ya que lo conocía y si que lo conocía muy bien.

 El policía se acerco y Andrew tuvo que bajar su ventana. Y Devon trato de esconder a su  hermana haciendo que eta se agachara

-Muy bien así que ustedes pesaban escapar.- Pregunta el policía

-Bueno, no es lo que parece.- Dice Andrew haciendo un intento fallido de convencerlo en dejarlos libres.- No se, quizás con una pequeña colaboración nos deje libre.- Y con eso si la malogro Andrew

-Perdón, usted esta intentando sobornar aun miembro de la policía

-No por que sobornar suena muy feo mejor seria  un  intercambio de mutuo a cuerdo.- Dijo Andrew haciendo un soplido, lo que dio a descubrir su estado alcoholizado

-No puedo creerlo aparte de estar intentando sobornarme esta usted borracho.

Ashhhuu!

-Pero quien dijo eso.- Pregunto el policía  Joshy se le había escapado un estornudo que fue provocado por la cantidad de polvo que había en el piso del auto

-Nadie, perdón fui yo.- Trato de decir Devon para que él policía no se diera cuenta de Joshy.

-Bueno a mi eso no me importa, ahora si todos bajen que los voy a arrestar.

Esa si fue la ultima gota que rebalso el vaso según Joshy, ella no quería dejar a su hermano ir detenido porque eso si seria un problema para él, mas que nada por su universidad, porque si los de la universidad se enterada de esto lo quitarían la beca y Devon tendría que abandonar la carrera, ya que no podría pagar la colegiatura completa, así que decidió salir.

-Que no escuchan o están sordos que salgan del auto.- Dijo Travis el policía

-Espera Travis.- Dijo Joshy

- ¿Quién dijo eso?

-Soy yo.- Dijo Joshy levantándose del suelo

-Joshy porque saliste, te va arrestar también.- Dijo Devon

-No te preocupes Devon todo saldrá bien.- Dijo Joshy dirigiéndose hacia su hermano.- Hola Travis te acuerdas de mi.- Dijo ella usando su tono dulce

-Claro pues Joshy, como no me voy a acordar de ti….- Fue interrumpido por Joshy que le pidió que salieran a conversar a fuera.- Claro que si Joshy por ti yo haría todo.- Dijo él mostrando una enorme sonrisa lo cual dejo a todos asombrados

El policía se alejo hacia su auto y Joshy se comenzó a quitar la polera lo cual su hermano veía raro

-Josh qué haces, de dónde lo conoces a este tipo.- Pregunta Devon asustado

-Tranquilo Devon, de verdad todo saldrá bien.- Dijo ella dirigiendo a su hermano y luego a Andrew para decirle.- No te preocupes no nos arrestara, pero  intenta prender el auto para cuando regresé, por cierto me das un ron.- Dijo Joshy

-QUE Josh un ron, para qué además aquí de verdad no hay licor

-De verdad Andrew, piensas que te voy a creer además si quieres que funciones necesito el trago.

-Bueno toma.- Andrew le da una botella a Joshy a lo cual Devon se moleta, pero no dice nada, ya que conoce bien a su hermana.- La verdad aun no se para que la necesitas

-La necesito para el valor.- Y al terminar de decir esto todos las miran sorprendidos ya que la ven abrir la botella y tomar el trago como si fuera agua.

-¡Wau! Josh, pensé que no te gustaba beber, es mas pensé que nunca habías bebido. Dijo Devon

-No me gusta el alcohol  Devon, pero si se beber.- Dijo ella como si nada dándole la botella casi vacía a Andrew.- Bueno ya vengo espérenme el tiempo que me tarde.- Dijo Joshy saliendo del auto para dirigirse donde el copiloto del policía

Entonces la radio de Travis se enciende y una mujer le pregunta si ha encontrado a chicos de la fiesta y él antes de responder voltea a ver a Joshy quien hacia cara de Perrito y contesta que no encontró a nadie. Y  gracias a ese comentario los chicos del auto se sintieron mas aliviados

-¡Wau! Esa Chica su que es una joyita.- Dice Nicolás en forma sarcástica

-Se llama Josh, Nick.- Responde Devon molesto.- Además ella es mi hermana, así que, ten mucho cuidado como te refieres de ella. Dice él haciéndole señas amenazadoras al rubio menor.- Por que si hablas asi, a mi no me va importar que seas el hermano de Andrew, te romperé la cara

-Así quieres apostar.- Dice Nick respondiendo las amenazas de Devon

-Ustedes dos no empiecen ahora que gracias  a Josh no nos van a detener.- Dice Andrew

- Josh, jajaja.- Se ríe Nicolás

-De qué te ríes.- Pregunta Andrew

-Es cuando me hablaste de Josh, yo pensaba que era hombre y no una mujer, pero de verdad se llama así.- Pregunta Nicolás

-Pues no se llama Joshelyn, pero le decimos Josh porque para solo con hombres.- Dice Andrew

-De verdad.- Nicolás de verdad se sorprende porque a su parecer ella no parece ese tipo de chica aunque este vestida así, con una mini y un strapless.

-Pues si, los chicos siempre la buscan y como ella nunca los manda al diablo, ellos la siguen como perritos JA como si tuvieran una esperanza. Dice Devon totalmente molesto, claro que él estaba cansado de que cuando iba ver a su hermana en la escuela los chicos de su año y de otros la busquen y ella no les diga nada solo para ser amable