Un Crimen Dormido

Un Crimen Dormido
Un mes después, Gwenda se hallaba instalada en «Hillside». Los muebles de la tía de Giles habían salido del almacén en que fueron depositados para ser distribuidos por toda la casa. Eran piezas de buena calidad, si bien de anticuados modelos. Gwenda había vendido un par de guardarropas. Los restantes elementos encajaron armoniosamente en la vivienda. En el salón habían sido colocadas unas pequeñas y alegres mesitas de papier-máché con incrustaciones de madreperla y adornadas con...
Esto es solo una vista previa de las primeras páginas del PDF de Un Crimen Dormido por Agatha Christie. Por favor descargue la versión complete para leer todo el libro.
Nota: usted debe tener instalado Adobe Reader o Acrobat para ver esta vista previa.
No tiene Adobe Reader instalado. Para ver este archivo, descargue Adobe Reader de <a href="http://get.adobe.com/reader/" target="_blank">aquí</a>. O, si quiere descargar el PDF a su sistema, haga click <a href="https://espanol.free-ebooks.net/ebook/Un-Crimen-Dormido/pdf">aquí</a>.