Werner Heisenberg y Moe Berg, dos Vidas Cruzadas por la Incertidumbre por J. C. Ruiz Franco - muestra HTML

TOME EN CUENTA: Esta es una vista previa en HTML y algunos elementos como enlaces o números de página pueden ser incorrectos.
Para la versión completa, descargue el libro en PDF, ePub, Kindle

HEISENBERG

Nadie entiende por qué fui a Copenhague. Lo he explicado una y otra vez. A los

interrogadores, a los oficiales de inteligencia, a periodistas, a historiadores.

Cuanto más lo explicaba, más incierto resultaba. Bien, con mucho gusto haré un

nuevo intento

(…)

La memoria es tan curiosa, en la cabeza el pasado se vuelve presente. Septiembre de 1941, Copenhague. Aquí estoy, bajándome del tren nocturno que viene de

Berlín, con mi colega Weizsäcker. Dos trajes civiles entre todos los uniformes

grises del ejército alemán y los elegantes uniformes negros de la SS que venían con nosotros. En mi portafolio están los papeles de la conferencia que voy a dar.

En mi cabeza hay otro mensaje que debo comunicar. La conferencia trata sobre

astrofísica. El asunto dentro de mi cabeza es más difícil. Mi colega Weizsäcker ha sido mi Juan Bautista; le ha escrito a Bohr para avisarle de mi llegada

(…)