Y Si Amanece por Alvaro García - muestra HTML

TOME EN CUENTA: Esta es una vista previa en HTML y algunos elementos como enlaces o números de página pueden ser incorrectos.
Para la versión completa, descargue el libro en PDF, ePub, Kindle

-Ya no siento nada por tí... 

Le dijo después de la enésima discusión - 

-Ya nada és igual... 

Continuó mientras el se tomaba el café con leche aquél Domingo por la mañana.

Nada era igual.

Su matrimonio no hacía aguas, no... 

Estaba hundido. 

Sin remedio. 

Y el culpable era él.

Sin discusión. 

Porque no se podía discutir que la culpa era suya.

-No estás nunca en casa. No tienes tiempo para nada.

Se casaron enamorados.

Por lo menos él.

Creía haber encontrado la mujer de su vida.

Con casi 30 años y después de correr lo que había corrido, por las venas de la vida y de la noche, por fín se había enamorado.

Lo pasaban bién.

Fiesta, copas, charlas, playa, excursiones...

En la cama era genial.

Disfrutaban de un sexo pleno y sin tabúes.

Aún después de 15 años de matrimonio y dos hijos maravillosos, todo el mundo se hacía lenguas de lo bién que estaban.

Los amigos los envidiaban.

-Siempre estás fuera de casa haciendo lo que te gusta y yo encerrada en casa.

Ella dejó de trabajar para dedicarse a los niños y él se buscó la vida para hacer horas extra fuera de su trabajo habitual. 

Y se le daba bién. 

Era un trabajo de cara al público con turistas extranjeros deseosos de conocer los entresijos de una ciudad como aquella. 

Y el los conocía todos, lo que le reportaba sustanciosas propinas.

- Y cuando llegas no estás de humor para nada.

Y cuando llegaba a casa y se reencontraba con su familia todo eran preguntas de los hijos.

-Papá, que tal hoy ? Has llevado a alguien famoso ? Te han dado muchas propinas ? 

Y reproches de ella.

-Vaya horas de venir. Hueles a perfume de mujer y tabaco que apestas. Dúchate y cena que nosotros ya nos vamos a la cama.

Y así eran los días.

Uno tras otro.

Ni siquiera cuando dejaba encima de la mesa el dinero que había ganado esa semana mas las propinas que hubiera conseguido.

-Y para ésta mierda te pasas todo el día fuera de casa ? 

Y ganaba más que lo que dejó de ganar ella.

Y el callaba.

No quería pelear ni discutir con ella.

Estaba cansado.

Porqué no le decía de una vez que estaba cansado de su actitud hacia el ?

Por que aún la amaba ?

Por no romper una familia ?

La pareja estaba rota, sí, pero el se aferraba a sus hijos.

La causa de la ruptura ?

Que más dá.

El quería que todo siguiera como antes de nacer los niños.

Ella decía que no. 

Que con niños todo era diferente.

- No sé como tienes ganas de tocarme. Estoy gorda y estropeada. Mira las estrías del embarazo.

Y él sonreía y le decía que no se había enamorado de un maniquí. 

Que para él seguía siendo su muñequita.

Claro que se había engordado mas de 20 kilos durante el embarazo, sí, pero también era cierto que los había perdido tranquilamente y que él nunca se quejó.

No se puede hacer nada sin los niños.

Ni con ellos tampoco, claro.

Y menos aún sexo.

- No !

- Estoy cansada !

- Los niños me agotan ! 

- No me siento a gusto conmigo misma...!

- Sólo piensas en "eso" !

Y claro, él sólo pensaba en "eso", en lo que le faltaba, en lo que necesitaba, en lo que no tenía.

Y empezó a llegar más tarde de los trabajos.

Cuando llegaba ya estaban todos dormidos y no había bronca.

Y se marchaba a trabajar antes de que se despertara ella.

Y cuando volvía siempre era después de haberse parado en el bar.

- Una cerveza, por favor !

Que bién le sentaba... Fresquita... 

- Ponme otra...!!!

Joder que buena... Está mejor que la primera...!

- Guapa... Ponme la penúltima, jajaja...!!!

Y volvía a casa.

Alegre y relajado.

Una duchita y a dormir que mañana hay que madrugar...

Y se dormía sin soñar...

Y dejó de buscar a su mujer bajo las sábanas...

Y empezaron las sospechas.

- Tu debes de tener "algo" por ahí !

- No es normal que ya no te apetezca !

Y el le decía que eran imaginaciones suyas.

Que no había nada ni nadie por ahí.

- Con todas las golfas que llevas por ahí seguro que alguna ha caido...!!!

Y vuelta a jurar y perjurar que no y no y mil veces no.

Y era verdad.

Pero si aquella noche él la buscaba entre las sábanas no encontraba mas que un frío "NO".

El "NO" de siempre, de todas las noches. 

El "NO" castrante.

El "NO" acusador.

El "NO".

Y así seguían los días.

Y así siguen.

Él dejó el segundo trabajo para estar más con sus hijos.

Dejó de ganar un dinero que les iba muy bién y tuvieron que ajustar su economía.

Los hijos estaban más contentos por tener a su padre en casa los fines de semana.

Él también porque aprovechaba para acompañar a sus hijos a sus competiciones o al cine o lo que se terciara.

Seguían siendo una familia.

Seguían casados, al menos de nombre.

Pero ya no eran un matrimonio.

Cuanto durará...???

Solo el tiempo lo sabe...

Le puede interesar...

  • Arquitecturas Breves
    Arquitecturas Breves Lecturas Rápidas por AGNES HOFOT
    Arquitecturas Breves
    Arquitecturas Breves

    Descargas:
    28

    Páginas:
    49

    Publicado:
    Sep 2019

    ¡Bienvenidos a Arquitecturas breves! Acá podrás hacer un recorrido por mi casa, donde encontrarás en cada habitación microrrelatos agrupados por temas. Incluy...

    Formatos: PDF, Epub, Kindle, TXT

  • Nos pasó a nosotros
    Nos pasó a nosotros Lecturas Rápidas por Clem
    Nos pasó a nosotros
    Nos pasó a nosotros

    Descargas:
    125

    Publicado:
    Aug 2019

    Antología de historias cortas: sirenas, espectros, libros raros, entre otras cosas.

    Formatos: PDF, Epub, Kindle, TXT

  • Algunos cuentos
    Algunos cuentos Lecturas Rápidas por J. López
    Algunos cuentos
    Algunos cuentos

    Descargas:
    227

    Publicado:
    Jun 2019

    Como el título indica estos son cuentos, ¿Por qué acá juntos? Bueno, tienen en común una cuota de erotismo, más o menos subida pero tratando de no caer en la ...

    Formatos: PDF, Epub, Kindle, TXT

  • El Guacho
    El Guacho Aventura por Exequiel Ureta
    El Guacho
    El Guacho

    Descargas:
    131

    Publicado:
    Jun 2019

    Exequiel Armando Ureta Parot “A diferencia de los huérfanos, los guachos eran el fruto de las relaciones extramatrimoniales entre hombres casados con sus cri...

    Formatos: PDF, Epub, Kindle, TXT